Aplicando las TIC en la educación sexual


Para nadie es un secreto que los docentes tenemos ciertas dificultades al momento de hablar de educación sexual, ya sea por la edad de los estudiantes o muchas veces por los mismos padres de familia.

El apoyo y la participación de las familias resultan fundamentales para desarrollar un clima de confianza en la escuela, que permita que los estudiantes confíen en sus docentes y se animen a plantear sus inquietudes. Cecilia Román, profesora e investigadora de la UBA sobre temas de género y educación, sostiene:
“Es imprescindible generar un vínculo de confianza entre la escuela y las familias para abordar esta temática. La escuela no debe pedir permiso para enseñar educación sexual sino invitar a participar a las familias; la escuela debe cumplir su función social que es la enseñar los contenidos pautados en los diseños curriculares, y justamente esto es un contenido a enseñar. Lo principal es que los estudiantes tengan algún referente adulto con el cual compartir sus dudas, comentarios, deseos, conocimientos, en el marco de un vínculo de confianza absoluto”.
Ese diálogo abierto y sincero debería atravesar varias materias, ya que la educación sexual no está prevista como una asignatura en sí misma. En algunas escuelas, el hecho de que el tema sea transversal habilita a que ningún docente se haga cargo de abordarlo. Pero en otras, permite que la sexualidad sea enfocada de manera integral. “Creo que hay un enorme desafío por delante en términos de contenidos escolares. Por ejemplo, ¿qué tenemos que enseñar en Formación Ética y Ciudadana según la ley de Educación Sexual Integral, en cada sala del nivel inicial, en cada grado de la escuela primaria y en cada año de la secundaria? ¿Qué tenemos que enseñar en Historia? ¿Y en Educación Física? Así en todas las áreas escolares. Esta producción es una manera indirecta de capacitar docentes, ya que la explicitación de los fundamentos científicos y éticos de la ley en documentos oficiales también es una forma de capacitación”, asegura Morgade.

Cuando llegan estos temas nos encantaría tener un experto en nuestra aula explicando de la manera más adecuada a todos nuestros estudiantes, pues quizá en ocasiones nos intimida y no tanto el tema, sino las preguntas que quizá puedan tener y que no sepamos dar una respuesta adecuada y oportuna.
Pero afortunadamente contamos en la actualidad con esta maravillosa herramienta como lo son las TIC, donde por medio de videos, canciones, películas y demás, no necesitamos ningún “experto” dando una charla de educación sexual, sino que nosotros mismos los docentes expliquemos el tema no de forma monótona sino lúdica apoyándonos con todo lo que nos brinda la tecnología.
Somos realmente afortunados al tener esta gran herramienta siempre a la mano, pues de esta manera nos facilita la enseñanza de algunos temas que por una u otra razón nos cuesta un poco más de trabajo que los temas acostumbrados a dar.